Monthly Archives: January 2013

Sobre la justícia (IV)

Sobre el retorn a un sentit comú, citant a Vinogradoff:

“El derecho no puede separarse de la moral, no hasta donde claramente contiene, como elemento propio, la noción de lo justo, a la que corresponde la cualidad moral de la justicia”.
“El derecho busca lo justo y la justicia, por más que en los casos particulares alcance este objetivo de un modo imperfecto. Si omitimos este atributo de nuestra definición, nos será muy difícil trazar una línea entre una ley y cualquier orden arbitraria… Por lo tanto es imposible dar una definición de derecho basada exclusivamente en la coerción del Estado”.
Si el derecho se vacía de la moral de lo justo y lo injusto cuando se produce en la conciencia de las personas que buscan la justicia, entonces la arbitariedad y la coerción, es decir, el interés armado, se convierte en la fuente principal o única de justicia. (Justicia Vindicatoria pg 22)

Sobre la justícia (II)

Continuant amb el llibre de l’Ignasi Terradas:

“Además, incluso obrando de buena fe es muy difícl obtener que la justicia se desprenda de circumstancias y predisposiciones sociales que al aplicarse la pervierten o despojan de su equidad. No estamos hablando de prevaricación, de cualquier tipo de corrupción, o de abusos que la misma justicia puede corregir, sino de la defectuosidad de la justicia ejercida de buena fe. (…) Un juicio justo, en todo lo que le atañe por este principio, equivale a una revolución. Porque se ve obligado a hacer frente a otras injusticias que “no vienen al caso.” Por esto los jueces que han practicado algún juicio deslumbrante por su equidad pasan a la historia casi como revolucionarios y amenazadores de la jurisprudencia habitual.” ( Justicia vindicatoria pg 19)

Sobre la justícia (I)

Finalment he pogut tornar obrir el treball enciclopèdic de l’Ignasi Terradas, “Justicia vindicatoria”, publicat pel Consejo Superior de Investigaciones Científicas l’any 2008. Quasi 1000 pàgines en el qual l’autor (professor i mestre del qui escriu) ens submergeix en el camp de l’Antropologia jurídica. En un llibre farcit de casos etnogràfics i on es fa un repàs de la història i les teories que han marcat l’estudi i la recerca de justícia. Un terme universal que les varietats de formes de la vida humana han anat configurant des de la seva complexitat.
Una primera reflexió: “En una democracia censitaria sólo los propietarios ejercen derechos como ciudadanos. En nuestras democracias sólo ciertos niveles de riqueza son capaces de obtener los contratos previos a la acción de la justicia en muchas materias, incluyendo varias penales. El imperio del mercado sobre lo jurídico hace que en general el derecho – por haberse privatizado en muchos casos su acceso- sea caro, y la justicia -por ser pública- mal pagada o bien pagada pero mal reconocida. El mercado está mucho más al servicio de lo culposo –por lo menos- que del cumplimiento: se desentiende de las consecuencias vitales de los contratos y así lo respetan la ley y la jurisprudencia en la medida en que toleran o ensalzan el mercado como fuente de derecho. El mercado puede alcanzar por la vía dolosa la disponibilidad de derechos fundamentales de las personas. Esto puede producir situaciones análogas a las de una sociedad de nobles y siervos.” (pg 18)